Homenaje a Roberto López Moreno

24 de octubre del 2011

El pasado viernes 21 de octubre, en el Centro Cultural Jaime Sabines, se llevó a cabo un homenaje al poeta chiapaneco Roberto López Moreno. Algunos de sus amigos tuvimos la fortuna de participar y la verdad, es un honor figurar en esta lista tan especial.

La dinámica fue sencilla: cada uno de nosotros leyó un poema de Roberto. No es una tarea fácil, hay que abrazar el ritmo del texto para compartirlo a los demás con amor y respeto. Siempre he sostenido que la poesía es para sentirla y Roberto hace versos que son música.

Precisamente, al finalizar, el poeta chiapaneco nos entregó dos de sus mejores creaciones: “Corrido” y “Por este lado del mundo”. Conmovidos, emocionados, con ganas de danzar entre poemas y letras, nos levantamos a aplaudirle y compartimos unos momentos de risas, fotos y andares. Roberto nos llena de selva, de ríos y tambores, de marimba y de agua. Roberto es un canto a la vida, al amor, cada palabra es un tum tum que baila en nuestro pecho. La poesía es vida y Roberto vive y nos contagia de su asombro por el mundo. Roberto, el poeta. Roberto, mi amigo.

Recuerdo que nos conocimos en casa del escritor Ignacio Martín, entre risas, recuerdos y porvenir. Roberto siempre tiene una anécdota por compartir con los demás. Puede uno vivirla con él a través de sus palabras.

Después de eso, seguimos en contacto y nos dimos a la tarea de publicar un libro suyo con Ala de Avispa Editores; un libro bellísimo de cuentos cuyo tema central es la música. El libro se llama El Heptafonólogo y está disponible en la página web de Ala de Avispa.

Roberto es un escritor comprometido con su entorno, con el mundo, con sus raíces y con la literatura misma. Es prolífico, creo yo, porque se asombra del mundo; llora, ríe, baila e imagina. Imagina y crea mundos nuevos a través de sus letras, detalles que irrumpen en la grandeza de un texto, de un poema o de una canción.

Yo quiero darte gracias, querido amigo, gracias por existir y ser tú, por tu amistad, por tu literatura. Definitivamente, como en tu corrido, yo no quiero ir a ese entierro, prefiero quedarme contigo en los portales a compartir un instante de poesía.

Yo te doy gracias y te saludo con respeto, querido amigo, poeta: Roberto López Moreno.